Servicio Comunitario de la Unermb dictó clases de Biodanza en Los Laureles

24/04/2018.Prensa Unermb. Dándole continuidad a la celebración del 34 aniversario del Programa Educación de la  Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt” (Unermb), el pasado martes 17, la Coordinación de Servicio Comunitario integrada por Ysmary Rodríguez, Gabriel Sánchez y Eudys Mindiola realizó un taller de clases de Biodanza en la sede Los Laureles de Cabimas denominado “Vivir la Biodanza”.

Rosaura Rosario, docente instructora del taller Biodanza, expuso que la práctica de Biodanza invita a los participantes a conectarse al ritmo de la vida, se trata de un movimiento libre, con un tipo de música que hay escuchar y aprender a entenderla para avanzar en lo que se refiere la experiencia.

Detalló que con esta práctica se maneja una conexión a la vitalidad, un disfrute y un placer que permite al individuo encontrar las miradas, encontrarsecon otros y reconocer en los demás las novedades que se perciben individualmente.

Rosario expresó, que el ser humano debe vivir la vida en lo presente, disfrutar de lo que se tiene y aprender a agradecer, así es la danza de la vida, un encuentro con lo cotidiano, por eso, aprovechó para invitar a toda la comunidad universitaria a participar a este tipo de actividades  que les permitan desarrollar fortalezas y experimentar otras maneras de vivir, ya que sólo tenemos esta vida para vivirla y ser Feliz.”, aseguró Rosario.

Por su parte, Gabriel Sánchez, manifestó que “esta técnica de Biodanza nos permite afrontan los problemas de la vida desde otra visión, nos ayuda a darle valor a las cosas que por insignificante que sean para uno, para otros representan mucho,  el respeto y el amor son valores que debemos aprender a cultivar mucho más, sobretodo en estos momentos de crisis, que es cuando los seres humanos necesitan compresión y afecto”, resaltó.

Para finalizar, Yaineth Rivero, personal administrativo de la Unermb, dijo “estas actividades son propicias experimentar en estos momentos en el cual vivimos sometidos a constante stress, nos permite desconectarnos por un momento de la realidad que vivimos para encontrarnos con nosotros mismos”, agregó.

Texto y Foto: María Alejandra Ochoa